linea horiz
LA REVISTA - PUBLICACIONES ANTERIORES - ARTÍCULOS DEL MES - MANDA UN ARTÍCULO - VÍNCULOS - DESTACADOS - CONTACTO - APOYAN - INICIO

 

articulos

 

 

 

 


   

Por. Julio C. Romero

   
linea  

PEQUEÑO MANUAL PARA NO ENTRAR EN GUERRA, DANDO UNA BUENA LECCION DE VIDA...
por. Julio César Romero Magliocca

El ómnibus transitaba por Avda. Gral Flores casi Bvar. Artigas, en camino a Las Piedras...
Una "trancadera" provocó que el conductor detuviera el coche unos metros antes de la parada, para que pudieran descender los pasajeros que bajaban allí y pudieran subir los otros que se encontraban en la parada, todos los hicieron menos uno.
El coche al ver la luz verde comienza su marcha, la que es detenida en la parada para subir al último pasajero que entre insultos subía al mismo.
Todo el camino transcurre en que tenía que parar en la parada, que porqué había parado antes, en fin algo tedioso para quien viene manejando en un transito espeso y complicado en esa arteria en la peor hora del día.
Este pasajero deja los agravios verbales y pasa a insultos con amenazas entre ellas , "ahora vas a ver cuando lleguemos a Las Piedras" , el chofer sin salirse de la línea mostrando su mejor sonrisa al pasajero que subía continúa su marcha soportando uno y otro insulto de este señor que estaba enajenado por un hecho menor.
El ómnibus por fin llega a destino, descienden todos los pasajeros, y este buen señor ya remangando su camisa lo invita a pelear como si la solución del entredicho fuera a mejorar de esta forma.
Con la cancha que le dan los años el chofer, continúa la marcha junto con el violento pasajero, dobla en la próxima esquina y continúa decidido a otro destino. Este buen hombre "el enojado" le pregunta, "¿a donde vas?" , el chofer le contesta: "voy hasta la panadería a comer unos bizcochos y tomar un colet, así agarro fuerzas para pelear contigo" , dobla en otra calle y toca bocina junto a la comisaría : Un oficial se acerca y le pregunta :
¿Que pasó? , a lo que el chofer le entrega al pasajero con una reflexión y relato al mismo tiempo de los hechos.
"Este señor subió en Avda. Gral. Flores y Bvar. Artigas, como no tenía lugar para parar justo en la parada por el atascadero que había por el tránsito, se ofuscó conmigo insultándome y amenazando con romperme la cabeza, así durante todo el viaje"
con el agregado siguiente:
"Este señor subió en Avda. Gral. Flores y Bvar. Artigas, como no tenía lugar para parar justo en la parada por el atascadero que había por el tránsito, se ofuscó conmigo insultándome y amenazando con romperme la cabeza..."
Todo finalizó con el hombre detenido por 8 horas en la comisaría para recapacitar sobre lo sucedido...
Estamos viviendo tiempos de violencia e intolerancia, donde la mezcla de nuestros derechos con las frustraciones hacen un cóctel peligroso, transformándonos. Yo no estoy libre porque muchas veces me veo en situaciones violentas en donde creo tener la razón, cuando uno debería tener más cuidados al discutir en el tránsito o en cualquier lado, porque nunca sabemos a donde nos puede llevar esa discusión.
Quizás en esta historia real que le pasara a un chofer de ómnibus y un pasajero intolerante, nos vemos reflejado en nuestras actitudes muchas veces, donde creemos que nuestro tiempo es el más valioso, pisoteando el espacio ajeno. Todos los benditos días tenemos ejemplos de estos en la cola del supermercado, en los ómnibus, o donde ponemos a prueba nuestra paciencia.

 

 

ATRAPA SUEÑOS
Por. Julio César Romero

Vivimos en una burbuja llamada planeta Tierra…
Apenas somos un punto insignificante de este planeta, que nos da albergue por el tiempo de nuestras vidas. El hombre en su afán por conquistar las guerras que nacen en su cerebro, cree ser el mayor conquistador, su mente le indica a cuanto puede llegar. En todo este tiempo han existido mentes enfermas persiguiendo sueños de conquistas que llevaron a la muerte a tanta y tanta gente. Ellos han tenido la habilidad de ser seguidos como en un rebaño prestando su propio sueño. No hemos logrado aun, la forma de vivir en paz y armonía.

Cuando el hombre logre entender que la madre naturaleza le entrega las herramientas para ser feliz sin tener que avasallar a nadie… Cuando el hombre entienda que como huésped por un rato en este planeta debemos alimentar nuestros fuegos internos para vencer aquellos otros egoístas que hablan idiomas de guerra, de luchas individuales que premian solo al que se adelanta en pensamientos destructivos.
Cuando el hombre comience a mirar sus adentros para rescatar los buenos valores, alimentándolos para su crecimiento en plural, favoreciendo y siendo instrumento de cambio para aquellos que nadan en oscuridades sin ver la salida.
Quizás pueda ser tarde, pero está bueno intentarlo para ser dignos de haber vivido en un mundo que nos brinda todo, y al que debemos con nuestro esfuerzo mantener para próximas generaciones.

La cabeza puede ser la jaula que encarcele los sueños, puede ser motor de cambios para nosotros y para otros , puede ser paz y guerra al mismo tiempo, puede ser amor, poesía, y hasta puede ser laguna cristalina en donde amanecen sueños compartidos.
La evolución siempre nos demostrará que el borrón de nuestra niñez, será peldaño del libro escrito en la madurez con la sabiduría de nuestros años, aquilatando todo el aprendizaje.

“De tanto dar tiempo al tiempo, no dejemos que transcurran nuestros días sin escribir la primera página de nuestro libro”.

 

CUANDO LO INVISIBLE SE TRANSFORMA EN VISIBLE

Por. Julio César Romero Magliocca

 

Una mañana de domingo, impulsados por la necesidad de salir un poco de paseo en un día que invitaba, para tomar unos mates con mi señora, nos llevamos a Andrés (cachorro llegado a nuestras vidas desde muy chiquito), emprendiendo el viaje al Prado, ese hermoso pulmón que cuenta la ciudad. El camino para llegar directo estaba cortado por una carrera mañanera organizada por el Colegio Maturana. Esto provocó caminar un poco más para rodear el arroyo hasta depositarnos en ese paraíso (aun sin flores) del Rosedal. Aprontamos el mate, mientras Andrés se desayunaba ansioso varios cms3 de agua, justo debajo de la canilla que se encuentra dentro del predio. Como nuestro banco estaba justo a escasos dos metros del lugar, allí presenciábamos las distintas razas de perros, en su gran mayoría llenos de glamur…

En un momento se sientan tres personas frente a nosotros, un señor que por su aspecto y lo que dejaba escapar de sus palabras era jubilado (no nos esforzábamos mucho por escuchar ya que hablaban fuerte) , una joven y un supuesto compañero de ruta este último casi seguro era hijo de este señor. Su charla giraba en comer sin sal (consejo dado por los jóvenes al señor) , puestos laborales, dinero y todo aquello enmarcado en cosas materiales. Mientras se daba esta charla para ellos amena, aparecían perros y perros de raza (muy bonitos y cuidados).En un momento, se van esas tres personas y su asiento es ocupado por una pareja joven con su pequeña hija …Aparece al instante un perro con su dueño , el pobre llegaba tan cansado que estaba a punto de darle un infarto. Su dueño contaba que por la conformación de su trompa esta raza tenía dificultades respiratorias y se agitaban mucho. Pronto nos enteramos que es una raza un tanto cara ya que el cachorro cuesta u$s 1.400. Con mi señora nos miramos no comprendiendo nada , pero entre bizcochos y mate uno iba digiriendo esto nuevo para nosotros.

En un momento un joven con su vestimenta muy humilde, de barba , con un perro negro que ni la raza conocíamos, pide permiso para poder darle de beber a su perro. La apariencia de este joven quizás para quien lo veía era de alguien que tal vez viviera en situación de calle o muy cerca de ello. El perrito contaba con una cuerda tan humilde, similar a la que usamos para tender la ropa en nuestras casas. El joven nos cuenta que a ese perrito lo había rescatado de una volqueta dentro de unas bolsas, cuando estaba retirando unas maderas que se encontraban junto a esta. Como sintió un movimiento dentro, descubrió a este perrito que ahora adoptaba con mucho cariño. Más tarde nos cuenta que había descubierto a su amor en Montevideo, por ello venía cada tanto a ver a su nobel compañera a quien había conocido entregando las lechugas que cultivaba en la chacra ecológica y turística en la que vivía y trabajaba en Gregorio Aznarez (cercano a Piriapolis). Sus ojos brillaban al contar que en esa granja el cocinaba como chef, con todo sano y cultivado sin fertilizantes. Se sentía raro en la ciudad ya que en su lugar encontraba la paz, de salir de noche y dejar ganar sus ojos por las estrellas, romper su nariz con aire puro, cosa que advertía lo congestionado que estaba por estos lados. Fue cosa de pocos minutos, su tiempo había terminado debía marcharse, luego de un saludo educado, tranquilo, tan manso como la vida que llevaba se retira, dejando para nosotros la enseñanza sencilla aquella que va de la mano al sacar una lectura simple.

Muchas veces prejuzgamos sin querer o queriendo, muchas veces adelantamos juicios estúpidos sin vernos en un espejo sin encontrar los propios de una autocritica de como caminamos y como actuamos. Muchas veces nos deslumbramos con los “exitosos” , aquellos que la cáscara de su persona nos muestran un ser casi elegido a seguir y parecernos, y nos aleja del conocimiento de aquellas personas simples, cargadas de valores, esos un poco olvidados como traje fuera de época. Hasta pronto


CUANDO SE DECIDE SER FELIZ…

Una señora, bien equilibrada y orgullosa, de 92 años de edad que cada mañana se paraba a las 8 en punto para peinar su cabello al estilo de peluquería y aplicarse un maquillaje perfecto, aún sabiendo que era casi ciega y que hoy tenía que mudarse a un asilo de ancianos.

Su marido de 90 años, recientemente había muerto, obligándola a realizar este cambio en su vida después de su fallecimiento tan doloroso para ella. Habían sido una pareja muy felizmente casados por más de 60 años.

Después de muchas horas de esperar pacientemente en la recepción del asilo de ancianos, ella sonrió muy dulcemente cuando le avisaron que su habitación estaba lista. Mientras ella maniobraba su andador al ascensor, la enfermera le daba una descripción detallada de su pequeño cuarto, incluyendo las sábanas y cortinas que habían sido colgadas en su ventana, "Me encantan", dijo ella con el entusiasmo de una niña de 8 años al que acaban de mostrarle un nuevo cachorro.

"Sra. Pérez, usted aún no ha visto el cuarto, sólo espere" le dijo la enfermera. "Eso no tiene nada que ver", dijo ella. "La felicidad es algo que uno decide con anticipación. El hecho de que me guste mi cuarto o no me guste, no depende en cómo este arreglado el lugar, depende en como yo arregle mi mente. Ya había decidido de antemano que me encantaría". Es una decisión que tomo cada mañana al levantarme".

"Cada mañana que me levanto tengo dos opciones:


1. Puedo pasarme el día en la cama enumerando las dificultades que tengo con las partes de mi cuerpo que ya no funcionan, o…


2. Puedo levantarme de la cama y agradecerle al universo por las que sí funcionan.

Para mí, cada día es un regalo, y mientras mis ojos estén abiertos me enfocaré ese nuevo día y en las memorias felices que he guardado en mi mente.

La vejez es como una cuenta bancaria, uno extrae de lo que había depositado en ella". Entonces, hablándole a la enfermera, mi consejo para ti sería "que deposites una gran cantidad de felicidad en la cuenta bancaria de tus recuerdos, para que un día puedas retirarla cuando las cosas se pongan difíciles".

Y antes que la amable enfermera la dejará en su nueva habitación para que acomodara sus cosas le dijo, "quiero compartir contigo 5 reglas para ser feliz. Estas las aprendí hace muchos años y trato de cumplir con ellas todos los días y espero que te ayuden a ti tanto como me han ayudado a mi".

  • LIBERA TU CORAZÓN DE ODIO

  • LIBERA TU MENTE DE PREOCUPACIONES

  • VIVE HUMILDEMENTE

  • DA MÁS

  • ESPERA MENOS

RODOLFO TALICE - “EL HOMBRE DEL SIGLO”
Por. Julio César Romero Magliocca

Talice

Tálice nació en Montevideo el 2 de mayo de 1899, en el seno de una familia de inmigrantes. Le gustaba decir que por sus venas corría sangre latina por tres vertientes: italiana, por su padre, española, por su madre y también francesa, por su esposa. Sus primeros recuerdos, como solía contar, se remontaban a la primera década de este siglo a punto de finalizar, cuando su familia se mudó a Pocitos, a la calle Pereyra Nº 8, en una manzana en la que había nada más que cuatro casas: «La de los Moretti, la de los Algorta, la de las lavanderas y la nuestra». Sin embargo, y por la salud de su madre, que era asmática, vivió en numerosos barrios de la capital: La Aguada, Sayago, Cordón, Parque Rodó y hasta en el Prado. De este último barrio le gustaba recordar cuándo con sus amigos se bañaba y pescaba en las por entonces limpias e incontamidas aguas del arroyo Miguelete. Sus estudios primarios fueron cursados en el Colegio Elbio Fernández y secundarios en el Liceo N° 35 Instituto Alfredo Vázquez Acevedo (conocido como IAVA). Cursó en la Facultad de Medicina de la Universidad de la República, de la cual se graduó en 1924. Fue el primer parasitólogo académico uruguayo, profesor titular durante treinta años de esa disciplina. Publicó el primer caso de la enfermedad de “Chagas “en Uruguay, y realizó numerosos trabajos al respecto. Investigó sobre la etoecología, la ecología y la fauna de Uruguay, y fue pionero en la utilización de los medios de comunicación para la divulgación de la ciencia en Uruguay.

 

Encuentro con el Dr. Tálice.

La cita estaba acordada con su hija para una tarde de otoño…

Llego al edificio de Avda. Brasil, entre nervios llamo el ascensor que me llevaría junto al sabio uruguayo…Me atiende su hija Francine y prontamente me lleva en donde se encontraba él.

Casi 100 años de vida estaban resumidos en esa figura que me esperaba con una sonrisa…

Me pide que tome asiento y muy atento a mis preguntas comienza a contarme sus comienzos en medicina. Sus investigaciones en el “mal de Chagas” y el problema con la Vinchuca, pero lo que más me llamó la atención es el énfasis que ponía en la Etología.

En un momento con un dejo de tristeza me cuenta que todo nacía en la temprana edad ya en el nacimiento. Los niños deberían nacer en un lugar oscuro, con mucho silencio, con una música muy suave. En ese hogar protegido del vientre el niño, al encontrarse con el mundo exterior, ya es un shock fuerte al nacer… allí es cuando se graba en el genoma todo lo que va a seguir luego.

El Dr. Tálice, solía visitar las peores cárceles del Uruguay, para llegar a los más sanguinarios criminales para estudiar sus comportamientos, allí en un gran porcentaje veía que casi la totalidad de ellos, no habían tenido el apego madre-hijo dentro de los primeros dos años.

El decía que sería bueno que a nivel Nacional, pudiera incorporarse como materia de estudio, la Etología (estudio del comportamiento humano) , esa lucha que le llevo tantos años lamentablemente nunca fue tomada en cuenta.

Luego de una charla que se extendiera por casi una hora, marché para mi domicilio licuando todo el contenido lleno de sabiduría…esa nota al poco tiempo fue incorporada a un suplemento que editaba el “Diario La República” y más tarde en mi segundo libro “Cronista de Barrio” – Atrapando Historias.

Me queda como una pequeña reflexión, la misma es como lamentablemente desaprovechamos a estos grandes sabios que pasan por nuestras narices destilando sabiduría, cargada de investigaciones que llevan tantos y tantos años de estudio. En un mundo tan violento que nos toca vivir, el Dr. Rodolfo Tálice sin dudas como visionario e investigador, logra colocarnos la Etología como una de las mayores herramientas para salvar este mundo que recorre los caminos equivocados. Más allá del revolucionario que investiga, está el hacedor que logra unir teoría y práctica. Esta herramienta de la Etología sin dudas se convierte en un actualizado vehículo que pueda salvar a este mundo tan frío, tan perseguidor de sueños enmarcados por carreras materialistas.

No alcanza mi palabra a lo que evoco y es tanto que no basta decir poco”

 

 

AL PADRE CACHO
Por. Julio C. Romero

cacho

"Con el tiempo comprendí que el hombre no es malo, sino que está distraído y sustraído de los nobles propósitos, aquellos que alimentan el alma y nos hacen más humanos"

La vida me dio la chance de conocer a un gran hombre, pude transitar mis pasos allí nomás donde él entregara su vida entre los pobres. Un 4 de setiembre de 1992, se fue en silencio pero no solo, la prensa de aquellos años titulaba  “Adiós al cura de los cantegriles”, su gente había preparado un caballo blanco y los arreos, junto al carro de clasificador, lo subieron a él y en una marcha silenciosa recorrieron las distintas comunidades donde Cacho había dejado su huella. Los medios hablaban de 4.000 personas, más de 50 carros con los clasificadores, despedían a este Santo hasta su última morada.
A 23 años de su partida, El Padre Cacho vive en su ejemplo, camina en el barro del barrio con su morral y su ropa modesta. Está cuando las barrigas piden comida, o cuando desfallece la esperanza del pobre. Dicen en los rincones del barrio que él sigue volviendo…

 

 





   
 


PÁGINAS AMIGAS