linea horiz

LA REVISTA - PUBLICACIONES ANTERIORES - ARTÍCULOS DEL MES - MANDA UN ARTÍCULO - VÍNCULOS - DESTACADOS - CONTACTO - APOYAN - INICIO

 

articulos

 

 

 

 


   

ALVARO GESTIDO – “El Teniente”



   
linea  

 

El Teniente de la eterna sonrisa
por. Eduardo Gutierrez Cortinas

El Barrio Sur, con la alegría infantil centrada en sus baldíos gredosos, lindantes con Palermo, fue la cuna de Álvaro Gestido. Es decir: uno de los hermanos Gestido, futbolistas todos; el que eclipsó a los demás por su fama y sus títulos, también por ser un hombre de eterna sonrisa. Todos fueron hermanos e hijos ejemplares, todos jugaron al fútbol; todos triunfaron plenamente en la vida y sólo  el paso inexorable del tiempo e incluso su urgencia desmedida pudo separarlos pero jamás desunirnos. En Álvaro están todos, pero evidentemente es él la Estrella Deportiva. En Ibicuy, entre Isla de Flores (hoy Carlos Gardel) y Cebollatí (hoy José Mario Roo, en esa cuadra) , nacieron Manuela, la hermana mayor, y Oscar Diego, que con el tiempo llegaría a ser Presidente de la República. Los padres fueron don Antonio Gestido y doña Josefina Pose.
A Oscar (nacido en 1901) siguió Gualberto (1905) , Álvaro Antonio (nacido el 17 de mayo de 1907) y Walter Agosto Gestido Pose, que es de 1909 y el único que vive, estos tres nacidos en Cebollatí frente a la Muralla, en pleno Barrio Sur. Era una familia de clase media y de trabajo. Don Antonio era albañil y pintor. La casa que ocupaban en esos primeros años del siglo era propiedad de los abuelos maternos – su abuelo era carpintero – que vivían cerca : frente a la antigua Playa Santa Ana por la usina de la Sociedad Comercial de Montevideo (la empresa tranviaria) , local que aún existe. Pero ya esa zona y hasta el barrio Migone era la del “¿Se da cuenta?” , club alegre cantor, pescador y futbolero, que lucía una blusa de retazos multicolores y diese origen al célebre Reformers. En medio de esos extremos Barrio Sur y Migone – el barrio Palermo. Y Central, desde 1905 orgullo futbolero de la Muralla(no existía la Rambla) y de innegable sabor carnavalero.

LOS AÑOS EN MELO

Pero apenas si salió “Varito” con una pelota de trapo atada a un piolín y llevada de la mano, por consejo de su tío y afán de dominarla, cuando la familia se fue del barrio. Debieron quedar para más adelante los pelotazos en la cancha de la bajadita o en los baldíos cercanos. Don Antonio tuvo una buena oportunidad de trabajo y se trasladó con toda la prole a Cerro Largo, como sobrestante de la construcción del edificio del Banco de la República, Sucursal Melo.
Allá pasaron años escolares y liceales y fundamentalmente los de la primera guerra mundial, tema de todos los días y que indudablemente despertó la curiosidad y la llevó a los juegos infantiles de los Gestido. Y en Oscar , el mayor, la vocación militar (y luego aérea), mientras cumplía el ciclo de enseñanza secundaria en el Liceo Departamental de Melo.
Entre 1913 y 1918 estuvieron radicados en la capital arachana. Obviamente crecieron…y jugaron al fútbol. Oscar en el equipo del liceo ; Gualberto y Alvaro en equipos de menores. La rivalidad local de aquel entonces era Melo - Artigas y el primero – favorito de los Gestido – tenía los colores de Peñarol, lo que ya iba indicando algo. Al retornar a Montevideo los Gestido, el fútbol uruguayo había culminado su etapa de evolución técnica (el gran fútbol del 12) y de organización continental , al cumplirse los primeros sudamericanos. La guerra había marcado también en la cancha sus “mariscales” (el primero fue Alfredo Foglino) y en la dirigencia sus “generales”. El negro Juan Delgado, ídolo de Palermo, luego de un pasaje por Boca Juniors, ya estaba con un pie en Peñarol… El guapo equipo de Palermo, humilde y carnavalero, se resistía a resignarse a decrecer en su fuerza deportiva. Francisco Pse, tío de los Gestido, era un conocido albañil del barrio y mucho más que un dirigente de Central. Era de lo que hoy llaman “la pesada”, de los que iban para adelante en aquellas tenidas bravas de la época donde había que representar además a un barrio con historia de guapeza bien conquistada. Era un hombre grande, ancho de espaldas, fuerte , simpático y solía hacer punta con la hinchada tras de sí; entre los seguidores, dando sus primeras piñas, se recuerda al Nene Esmoris, luego famoso boxeador e ídolo de la barriada. En esos momentos, Pose vio las condiciones de Oscar; un eje delantero guapo, cabeceador y hábil que , de retorno al barrio, creían nacido en Melo. Oscar ya era cadete y puede afirmarse que fue el primer militar-futbolista en 1ª División. Empezó en el tercer equipo, al que luego llegó Heguy, también militar (seleccionado celeste en 1922) ; Francese, Ruiz, Raíz…

(Queridos amigos lectores, con Raíces de junio-2019 seguiremos con esta historia)

 

 

 





   
 


PÁGINAS AMIGAS