linea horiz

LA REVISTA - PUBLICACIONES ANTERIORES - ARTÍCULOS DEL MES - MANDA UN ARTÍCULO - VÍNCULOS - DESTACADOS - CONTACTO - APOYAN - INICIO

 

articulos

 

 

 

 


   

GALERÍAS DEPORTIVAS


VICTOR ESPARRAGO


   
linea  



Víctor nació en pueblo Peñarol, el 6 de octubre de 1944. En su momento fue el menor de sus hermanos – eran 5 – pero luego vino “otra tanda” y está allí, en medio de siete hijos de una familia de trabajo, formada en una casa modesta de la calle Pasteur. Eran “de Peñarol” , fundamentalmente el padre y en honor a la villa de afincamiento , Víctor conoció obviamente el fútbol en la niñez de su zona, su barriada, amasando junto a la de trapo las ilusiones mayores. Que comenzaron apuntar hacia Sayago , donde mandaba Racing con el fútbol en serio. Tal vez por allí, justamente tenía verde su casaca, floreciera su esperanza…

 



…PERO FUE DANUBIO

Sin embargo, Carlos – hermano mayor – y él , leyeron que Danubio citaba aspirantes, anotándose en el club chico  que justamente entonces daba el ejemplo de levantar un estadio grande. Víctor jugó de 8 y quedó enrolado. Modestamente piensa aún hoy que quedó por razones de edad. La familia numerosa más bien necesitaba gente ocupada en trabajo y no en esperanzas. Jugar en las inferiores de un club distante, más bien ocasionaba gastos. También se perdía tiempo y no era lo mismo ir con Carlos, su hermano, que ir solo. No duró mucho en Danubio. Al mismo tiempo siguió estudiando. Claro que la pasión futbolera no iba a cortarse por eso. A fines de 1960 se acercó a Cerro. Ya tenía experiencia y su polifuncionalidad innata aumentaba  sus posibilidades de enganche. Cerro era dirigido por José Minella, técnico argentino – brillante ex jugador – que lo hizo debutar de inmediato casi en Primera, en ala con Ruben Coccinello… ahora habría dinero… Víctor , luego de Primaria , había hecho el curso de tornero mecánico en UTU . Había comenzado a trabajar  en una fundición y en esos momentos estaba empleado en una metalúrgica. Justamente cuando parecía abrirse su camino deportivo, se cerraba su posibilidad de trabajo. En la metalúrgica hacia horario continuo y el patrón no lo dejaba salir a entrenar. Cerro le resolvió el asunto , ingresó en AFE , trabajando en la sección encomiendas. Todo porque en los clubes chicos había siempre problemas económicos y no era seguro contar con los pagos. En una familia numerosa, el porte de todos era de orden.

NADA MAS QUE FUTBOL

Su carrera deportiva en Cerro avanzó rápidamente. El “Spárrago” que daban los diarios comenzó a salir correctamente escrito. Al menos  se preocupaban por conocerlo. Ondino Viera, a la sazón técnico de Cerro, también se ocupó de su suerte. En AFE cumplía funciones en la sección encomiendas, en un momento de 4.30 a 12.30 y otras veces de noche, de 22 a 6 de la mañana. Así era imposible entrenar con provecho. Ondino Viera le sugirió que pidiese licencia sin sueldo por tres meses y probase vivir definitivamente de fútbol. Así lo hizo. Primero tres meses, luego 3 más, así hasta los 18 meses, en los que abandonó y pasó a dedicarse absoluta y exclusivamente al fútbol. Ya estaba en Primera División. Lo de AFE era poco dinero pero seguro… pero podía ser mucho. En algún momento de la vida todos somos llamados a optar por algo trascendente. Así lo hizo Espárrago. Era 1965 y todavía no tenía 21 años de edad. Recuerda que Horacio Trocche le ayudó mucho: “Vení  pibe; si querés andar bien, entrenate acá conmigo…” Y se quedaban luego de los entrenamientos trabajando en fundamentos técnicos y diversos aspectos físicos. El camino del fútbol comenzaba en serio.

CERRO Y LA SELECCIÓN

Desde 1962 al 65 , Víctor Espárrago jugó en la primera de Cerro. En setiembre de 1965 , muy cerca de sus 21 años , fue llamado a defender la celeste por Juancito López. Uruguay fue invitado a la inauguración del Magalhaes Pinto (“Mineirao”) de Belo Horizonte, en partido contra Palmeiras , éste representando a la CBD. Taibo , entonces en Wanderers , Manicera y Luis Varela ; Cincunegui , Raúl Nuñez , el de Fénix y Caetano , Horacio Franco , el “chino” Salvá, que estaba en Danubio, Sergio Silva , el “Vlayo” Duksas, entonces danubiano , y Espárrago. Perdieron los uruguayos 3 a 0 ante aquella máquina verde de Adhemir da Guía , Tupanzinho y Djalma Santos. Pero el paso estaba dado. Volvió a ser citado en diciembre , cuando nos visitó la Unión Soviética (nos ganaron 3 a 1 ) , ya con un equipo más representativo : Emilio Alvares , Tito Goncalvez , Rocha , Mariolo Bergara … Justamente con Bergara formó Espárrago el ala izquierda en su segundo partido internacional, nuevamente de número 11. Ese encuentro fue en diciembre. El 18 de enero de 1966 , por el Torneo Cuadrangular del 65 , Víctor Espárrago vistió por última vez la albiceleste de Cerro contra Nacional. Fue en el estadio Centenario y ese día ganó Cerro por 3 a 0

EN EL CLUB NACIONAL

El padre de Espárrago era de Peñarol. Al anunciarse el pase de Víctor a Nacional fuimos a su casa – vivían por la Comercial en ese tiempo – a tomar impresiones personales  y fotografías sobre su pase. Recordamos una foto de Oscar Míguez, que estaba entre material de primera vista en una admiración no disimulada. Pero era el hijo que encontraba su camino por la puerta grande del fútbol. “ Este va a ser un fenómeno con la blanca …” Tal la primera reacción paterna ante el paso trascendente del hijo en la carrera como futbolista. Debutó en Nacional el 26 de marzo de 1966 , en el Parque Rivero ante La Luz, partido que empataron 1 a 1 , jugando con la casaca número 10 . Sus compañeros  : Jorge Paz , Ancheta , “Cacho” Blanco , Agapito Rivero , Juan Duarte , Mujica , Pedro Álvarez , Oyarbide, Maldonado , Urruzmendi . Pocos partidos y a la selección ya trabajando para el Mundial de Inglaterra. Debutó por la copa Libertadores (de 1966) en Santiago, contra Universidad Católica , jugando de 5. Su primer clásico lo jugo de 7 , por esa misma Libertadores (perdieron 3 a 0 ) . El primer gol para Nacional lo anotó en el Parque Central a Washington Moglia, de La Luz , el 28 de abril y jugando en la punta izquierda. Pero el poli funcional se fue para Europa. Ondino Viera el técnico uruguayo , lo conocía muy bien de Cerro y confiaba obviamente en Espárrago. Jugó cuatro partidos de la gira previa, pero no salió a la cancha en ningún encuentro por la Copa del Mundo de 1966. Luego de la aventura de Londres y Sheffield, vivida desde el banco , sus esfuerzos se dirigían hacia Nacional a pleno.
(Fuente ESTRELLAS DEPORTIVAS – Fascículo 155 – Escribe EDUARDO GUTIÉRREZ  CORTINAS)

 

 

 





   
 


PÁGINAS AMIGAS