linea horiz

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

LA REVISTA - PUBLICACIONES ANTERIORES - ARTÍCULOS DEL MES - MANDA UN ARTÍCULO - VÍNCULOS - DESTACADOS - CONTACTO - APOYAN - INICIO

 

articulos

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

 

 

 


   

Padre Cacho

Siervo de Dios

   

   

Cacho

 

 

 

DOCUMENTO VATICANO - ver aquí >

 


Nota en FACTOR 970 AM Radio Universal - 20 de febrero 2017
Enlace a la nota: http://970universal.com/…/hace-anos-que-la-iglesia-tiene-t…/

Nota en Programa “Desde el Altillo” Rtv
https://youtu.be/UFuuwvMvv9A

Programa “ Te doy mi palabra” Radio Oriental

 

 

ECOS DE LA PRENSA URUGUAYA - ver aquí >

 

PADRE CACHO Siervo de Dios
Por. Julio César Romero Magliocca

Isidro Ruben Alonso, por todos conocido por Padre CACHO , nació en el barrio de Villa Dolores en la calle 4 de Julio al 3083 , un 15 de mayo de 1929 en un hogar humilde.
Cacho diría en una entrevista : “ Yo también nací en un rancho. La casa de mi papá y mi mamá era de zinc. Mi papá era panadero. Mi mamá lavandera. Éramos seis hermanos, y en casa había necesidad, hambre, pero había mucho amor. Te diría que nunca viví – siendo niño – la extrema pobreza, la pobreza esta que veo acá, que veo crecer y agudizarse” ( Cantegriles de Aparicio Saravia).

Su hermana Lorenza recuerda a Cacho , ese niño frágil :

“Recuerdo que él de chico era un poco “enfermito” de los bronquios, mi mamá lo cuidaba mucho.
De todos los hermanos era el más protegido de mi madre. Mis padres eran primos entre si, muy católicos, nos enseñaron de chicos a seguir sus pasos…En lo familiar Cacho era llamado “Chiquito” … Mamá hacía lavados y cocía para la Iglesia de los Jesuitas San Ignacio de Loyola, mi padre maestro panadero.

El desde chico quería formar parte de los Jesuitas , hasta que un sacerdote le dijera “Cacho , mira que los jesuitas son muy rigurosos, tu no vas a soportar ya que sos enfermo de los bronquios” , entonces de alguna manera lo rechazaron, por supuesto que se lo dijeron con buenas palabras, pero no lo aceptaron allí. Con el tiempo Cacho y su familia se muda para el barrio Villa Colón, continuando los estudios ahora en el Colegio Pío, es allí que queda enamorado de la vida de entrega de Don Juan Bosco.
Contando con 12 años ingresa a la Escuela Jackson en Manga , para luego continuar los estudios complementarios en Córdoba / Argentina.

Cacho ingresa en diciembre de 1943 a la casa de formación en Manga, como aspirante. El aspirantado estaba dividido en el grupo de los mayores y el grupo de los chicos. Cada grupo tenía su dormitorio aparte. Cada uno estaba regido por un asistente.  Los estudios se prolongan hasta 1959 que es el año que se ordena sacerdote en Córdoba.
Sus primeras tareas, su llamado junto a los pobres, lo seguiremos contando con Raíces de Junio 2017.

Fuente : “Un Cacho de Dios (2012) Julio César Romero Magliocca – “La vida íntima del Padre Cacho” (2016) Julio María Alonso / Julio César Romero Magliocca

 

El Padre Cacho, un camino de santidad
Mi vecino el Siervo de DiosEl por. Julio César Romero Magliocca


l padre Cacho


El padre Cacho
Recientemente la Iglesia uruguaya recibió la notificación por parte del Vaticano, que Isidro Ruben Alonso Alonso, por todos conocido por Padre Cacho, se consagraba Siervo de Dios, dando curso a los trámites de canonización, lo que transformaría en poco tiempo ser el primer Santo uruguayo.
Nací en un barrio a las afueras del centro de Montevideo de nombre Colón, allí cerca de casa existe aún la casa del ex Presidente Idiarte Borda, con otras casas quintas enormes transformando a la zona residencial de un nivel superior a otras zonas.
Allí viví mis primeros 14 años de vida, hasta que un día debí mudarme. El camión de la mudanza me recorría por la zona más pobre de Montevideo, casas muy humildes bordaban al Bulevar Aparicio Saravia.
Nada sabía aun que allí vivía un vecino sacerdote que había dado su paso trascendental de dejar su parroquia para irse a vivir junto a los pobres.
Mis vecinos como lo de este sacerdote en su gran mayoría vivían de la recolección de residuos en búsqueda de materiales, los cuales luego de venderlos en los grandes depósitos a cambio de unos pesos flacos, le permitían un poco más que la comida diaria.
Este sacerdote al poco tiempo de llegar, ya se había transformado en un referente muy importante del barrio, debido a su despliegue por cambiar la realidad de esta gente humilde. Su vocación religiosa lo hizo llegar hasta ahí por un llamado de Dios, pero ahora se sumaban el de sus hermanos, los pobres.
El primer logro que tiene el barrio es la construcción de un centro comunal en donde los vecinos se pudieran reunir para trabajar en las mejoras del barrio, colocar allí grandes piletones para lavar la ropa y traer el agua corriente.
Luego llegaría con los estudiantes de veterinaria, la fundación de la primera veterinaria para atender los caballos de los clasificadores, y atender los animales entre ellos hacer un censo de cerdos, otro de los ingresos para esta gente humilde.
Se crearon talleres de herrería, cestería y carpintería, salones comedores y guarderías para atender los niños de estos clasificadores, quienes hacían un camino penoso revolviendo las bolsas, buscando lo valioso que le permitiera vender luego.


http://www.periodistadigital.com/imagenes/2017/02/27/foto-de-la-familia-del-padre-cacho.jpg


No se dejó de lado la atención sanitaria de los habitantes, para ello se fundaría una policlínica. Cacho y un ejército de colaboradores honorarios transformaban al barrio.
Con mucho esfuerzo y ayuda de la Iglesia Mundial, se consiguieron los primeros fondos para modificar la vivienda humilde (rancho, se construía con postes de madera, chapas y cartón), por una casa de material.
Cacho recuerda que el barrio le pide la misa, para un miércoles sin entenderlo mucho, los vecinos le recordarían que ese día habían recibido el hogar más digno (la construcción de las primeras casitas de material), de alguna manera había que agradecerle a Dios.
Sin dudas que por su despliegue, su convivencia de 14 años entre la gente pobre, Cacho sacaría muchas lecturas de su experiencia, entre ellas el don de la paciencia para poder luego sacar el diagnostico de ese gran dolor que produce la pobreza.
Con el tiempo Cacho enferma de cáncer de estómago, y debe marchar del barrio para el hogar sacerdotal, el escribiría en su diario:
Fecha 8 de junio de 1992 - "El médico ha sido claro , ¡cáncer de estómago! , es necesaria la cirugía. Bueno estamos en tus manos divinas Señor, daremos el paso hacia donde tu quieras y cuando tu lo quieras."
Fecha 9 de junio de 1992 - "Cinco médicos hablaban entre ellos , luego se nos acercó uno y dijo: "hemos resuelto no operar" ¡cáncer e inoperable!
Pero tu Señor, realizas otras cirugías que son amor, pues a él me entrego."

El 4 de setiembre de 1992 se produce la muerte de Cacho, se apronta todo para la misa de cuerpo presente en la Parroquia Sagrados Corazones de Jesús (en el barrio las Acacias, próximo al barrio dónde vivía Cacho).
Mientras tanto en el barrio, los clasificadores (vecinos humildes ), acondicionaban el mejor caballo blanco del barrio el que era cepillado, pulido los arneses de bronce y se buscaba el mejor carro.


http://www.periodistadigital.com/imagenes/2017/02/27/sepelio-del-padre-cacho.jpg


En el momento de marchar al cementerio, se acercan los funcionarios de la empresa fúnebre, pero se le adelantan los vecinos para tomar el féretro y subirlo a el hermoso carro acondicionado con flores para llevarlo de paseo por las comunidades en las que Cacho había trabajado. Hombres curtidos y mujeres doloridas todos llorando la partida de este gran hombre, los niños desparramaban los pétalos de las flores donadas por otros vecinos del barrio, el cajón vestido con la bandera uruguaya, daban el último adiós. Los vecinos despedían al unísono con un "Se nos fue un Cacho de Dios"...


Durante mucho tiempo esas palabras resonaban en mi cabeza, con la promesa de algún día reunir una biografía que le diera vida a esa vida ejemplar.
En el año 2012 luego de 10 años de arduo trabajo, nacería la primera biografía de Cacho, su nombre Un Cacho de Dios.
El libro luego de entregarlo en la Nunciatura Apostólica en Montevideo, llegaría al Vaticano para que el Papa Benedicto XVI, le diera Bendición Apostólica, más tarde también lo haría el Papa Francisco.
Este libro sin dudas, luego de una maratón mediática en la prensa uruguaya, impulsó a la Iglesia para reunir todo el material necesario para ingresar la causa de canonización, la que fue aceptada en los primeros días de febrero por el Vaticano.

 


 

PADRE CACHO Siervo de Dios  (Parte II)
Por. Julio César Romero Magliocca

 

REFUNDACIÓN DE LA ESCUELA DON BOSCO

Los Talleres Don Bosco, era un complejo arquitectónico que ocupaba toda una manzana en la zona céntrica de Montevideo. Su primerísima actividad era la Escuela de Artes y Oficios que tenía un alumnaje de 300 pupilos venidos de todo el interior de la república. Allí se enseñaba imprenta, encuadernación, carpintería, mecánica. La enseñanza abarcaba toda la mañana y gran parte de la tarde (en ocasiones hasta la noche). La metodología exigía que los alumnos más avanzados hicieran trabajos para clientes externos. Por esa razón era que en algunas noches había que esforzarse para entregar al día siguiente algún encargo.

En una esquina se erigía el Santuario de María Auxiliadora con su cripta. A continuación estaban las instalaciones de la parroquia.
Los talleres técnicos y los depósitos estaban todos en la planta baja junto con los comedores, la banda de música, los exploradores.
Luego seguían seis pisos donde funcionaban: media planta para la Escuela Primaria, las oficinas de la Inspectoría, arriba estaba el Sanatorio para sacerdotes enfermos o ancianos. Finalmente, en los pisos superiores, los dormitorios de los pupilos, del personal y de los sacerdotes.

En varias reuniones el Padre Fontana y el Padre Cacho delinearon el funcionamiento de la Escuela, eligieron los textos para cada grado, la cantidad de alumnos en cada aula y el perfil más adecuado del maestro de cada grado y por supuesto la aplicación del sistema preventivo.
Le tocó al Padre Cacho convocar y contratar a ex alumnos salesianos con muy buenos antecedentes como maestros. Así figuraron en esta plantilla Sebastián Barreto, Tomás Graña, Ángel Desilante, Oscar Bernardi, Carlos Kuster y Julio Alonso.

Era principios del año 1964, se había cerrado nuestro querido “El Bien Público” con más de cien años de existencia.
Yo quedé vacante y me ofrecí para tomar a los más pequeños a mi cargo, eran los de preparatoria (cuenta Julio Alonso / hermano de Cacho)
La Escuela Don Bosco se llenó, Cacho supo imprimirle un ambiente más familiar y mas humano. Yo la califiqué, como una escuela más cristiana y más de Don Bosco. Para 1968 el Director de la escuela pasó a ser el Padre Francisco Guarino, famoso mártir salesiano, quien fuera asesinado ( 9 de marzo de 1982) , en la dictadura militar.

DESTINO PAYSANDÚ

Después de unos años trabajando en la consolidación de la Escuela de Don Bosco, a Cacho le vino el cambio por una “carta de obediencia” , mediante la cual se destinaba a este al Departamento de Paysandú en cuya capital está asentado el Colegio y Liceo Nuestra Señora del Rosario.
Este es un complejo salesiano que consta de Basílica, escuela, liceo, parroquia, centro de ex alumnos, exploradores, banda, coro y algunas cosas más.
Al padre Cacho le asignaron algunas materias en el liceo, entre otras, Filosofía, un tema que siempre le apasionó. Los alumnos estaban encantados con él porque no los obligaba a dar por cierto lo que decían los libros, sino que los impulsaba a analizar a fondo cada aseveración y crear sus propias conclusiones.
El les decía: “Lo cierto y verdadero no es lo que dijo Aristóteles o Séneca, lo cierto es lo que cada uno de ustedes haga suyo y lo asimile como propio

Fueron para Cacho unos años de feliz realización y descubrir valores en sus jóvenes alumnos, pero Dios quiso que tuviera contacto con otro grupo de jóvenes que lo admiraron, respetaron y asumieron sus enseñanzas. Esto sucedió cuando lo nombraron asesor del Centro de ex alumnos salesianos Policarpo Sandú. El Padre Policarpo Sandú fue un sacerdote misionero muy ejemplar y en honor a él su departamento fue llamado Pay Sandú. Pay en guaraní significa Padre.
Así, en esos días Cacho vivió rodeado de jóvenes, los liceístas durante el día y los ex alumnos por la noche. Los caminos del señor son infinitos, sus designios inexorables. Evidentemente nuestro Padre Dios, le cambió los personajes de su celo apostólico. No más niños, ahora debía velar por los jóvenes que se le confiaban.

 


PADRE CACHO Siervo de Dios  (Parte III)
Por. Julio César Romero Magliocca

ANTECEDENTES DE UNA VOCACIÓN

Para el libro “La vida íntima del Padre Cacho” , Don Julio María Alonso (hermano de Cacho), contaba lo siguiente. Como mi hermano tenía dificultades respiratorias, se pescaba cuanta enfermedad anduviera en boga, yo me sentía un poco protector suyo.
En realidad era al revés, porque él tenía cuatro años y siete meses más que yo. Juntos fuimos en el año 1939 al Colegio de los Padres Mercedarios en la calla Cuñapirú. Al año siguiente nos anotaron en el Colegio Santa María de los Hermanos Maristas. Allí mi madre logró negociar.
Haría todas las costuras que le dieran a cambio de la escolaridad de sus hijos. Así quedó planteado y de vez en cuando nos daban una bolsa con ropa.

Mi madre la remendaba, achicaba o agrandaba según las instrucciones del propietario. Al mediodía se quedaban en el colegio los medios pupilos que tenían un amplio comedor. Nosotros no podíamos comer con ellos porque mi madre no pagaba por este servicio.
Llevábamos una viandita con tortilla, butifarras y alguna fruta.

El cocinero era el hermano Hilario, quien antes de bajar a su comedor nos servía un plato de sopa y en ocasiones nos dejaban un par de frutas para redondear el menú. En este colegio yo hice mi primer y segundo año. Para cuando me tocaba hacer el tercer año, un acontecimiento familiar nos cambió la vida a todos.
Mi hermana María Elvina, casada con Reyno, nos anunció una noche: “Reyno vendió su autobús y compro la mitad de las acciones de una barraca y ferretería en Villa Colón. Ya elegimos la casa en que vamos a vivir a dos cuadras de la barraca y a dos cuadras del famoso Colegio Pío”.

“Sucede que la casa es muy grande y tiene una hectárea de terreno, con gallinas, árboles frutales y mucho terreno para plantar. ¡Les ofrecemos que vengan a vivir con nosotros”.
A mi padre fue al que más le interesó, tenía su iglesia cerquita, colegio para los niños, gallineros y plantaciones para entretenerse.
En marzo de 1943 comenzaron nuestras clases en el Colegio Pío.

 

Fuente : libro “La vida íntima del Padre Cacho” autores Julio María Alonso (hermano de Cacho) y Julio César Romero Magliocca (autor del libro “Un Cacho de Dios”)

 


 

PADRE CACHO Siervo de Dios  (Parte IV)
Por. Julio César Romero Magliocca

ENTREGÁNDOSE A DON BOSCO


Casa de Formación del Manga y Escuela Agrícola Jáckson de los Padres Salesianos
– foto año 1920

 

En diciembre de 1943, ingresa a la casa de formación en Manga como aspirante. Es aspirantado estaba dividido en el grupo de los mayores y el grupo de los chicos. Cada grupo tenía su dormitorio aparte. Cada uno estaba regido por un asistente. En el comedor estábamos todos juntos y el encargado era allí el Padre consejero. Isidro ingresó en el grupo de los mayores, tenía casi 15 años. En 1944 hizo el 1er año de latín y al siguiente, el 2do año. No recuerdo quien era el asistente de este grupo de mayores. Lo que sí recuerdo que de primera les llamó la atención lo mofletudo que era mi hermano y les dio por llamarlo “Cachete”.

Eso fue hasta setiembre de 1944. Por esas fechas ingresé al Manga y como también me vieron mofletudo pasé a ser “Cachete chico”. Esto dio origen de lo que más adelante derivaría en CACHO. En los años de aspirantado, fueron tres para él, hizo una vida feliz como todo estudiante aprovechado. Ninguna materia le resultaba difícil. Fue miembro del coro pero no de la banda, con lo cual no se complicaba la vida. Era como vicioso de los deportes. Se enloquecía con el fútbol, pero si le daban cabida en el voleibol también se metía. El sistema preventivo salesiano implicaba recreos bien movidos. El más movido de todos era el después de la cena. Era lo más acertado del que todos participaban. Luego había 15 minutos de buenas noches y de ahí al dormitorio.

¡Qué sabroso dormir cargando el cansancio de media hora demoledora!
Los asistentes se encargaban de organizar a los muchachos su movida. Un juego que ponía a todos a correr era el de la “bandera” , allí se enfrentan los rojos contra los verdes. Suena un pitazo , salen dos rojos portando un trapo del mismo color que es su bandera y los verdes corren para frenarlos y no dejarlos llegar a la base contraria, donde son capturados y allí se quedan hasta su turno.

El segundo pitazo es para los verdes y salen corriendo dos porteros de su bandera verde hasta que el equipo rojo los captura y allí quedaran petrificados. Se repiten los pitazos y los más hábiles son los que logran entrar en la base contraria.

Pues bien una noche Cacho venía portando la bandera y entró de golpe en la base contraria. Le salió al paso Carlos Pastorino con tal mala suerte que chocaron y quedaron los dos en el suelo desmayados. Los dos dientes superiores incisivos de Cacho quedaron incrustados en la frente de Carlos. Hubo que cargarlos a los dos a la enfermería y allá vino el Dr. Andrés Pastorino a remediar este accidente. Una semana de convalecencia le tocó a Cacho su rehabilitación. Tiempo después suplieron esos dientes por una prótesis.

En casa comentábamos, habiendo más de doce muchachos en este deporte y justo le viene a pasar este accidente al pobrecito Cacho que era tan enfermizo de pequeño y ahora quien sabe cómo quedará. Pero nosotros no somos quien para juzgar los designios divinos. Quizás este sufrimiento fuera un complemento para prepararlo mejor para ser Pastor de tantas almas sufrientes.

 

Fuente : libro “La vida íntima del Padre Cacho” autores Julio María Alonso (hermano de Cacho) y Julio César Romero Magliocca (autor del libro “Un Cacho de Dios”)

 

   
 


PÁGINAS AMIGAS