linea horiz
LA REVISTA - PUBLICACIONES ANTERIORES - ARTÍCULOS DEL MES - MANDA UN ARTÍCULO - VÍNCULOS - DESTACADOS - CONTACTO - APOYAN - INICIO

 

articulos

 

 

 

 

BARRIO POCITOS

   
   
 
linea

LOS COMIENZOS DEL CAMBIO


…Así estaban las cosas en la zona de Los Pocitos cuando, en 1830, los orientales juramos nuestra primera Constitución y el país se convirtió, definitivamente en un estado soberano de pleno derecho, con un régimen republicano democrático.


Como consecuencia de esto , el 1º de marzo de 1831 se intaló el primer gobierno constitucional de la República, bajo la presidencia del Brigadier General don Fructuoso Rivera, siendo su Ministro de Gobierno don Santiago Vázquez, y el Poder Ejecutivo, ante la extrema necesidad en que encontró a la hacienda pública, exhausta por las largas luchas de la independencia, que empobrecieron al país, lo sumieron en la desolación y en muchos aspectos en la anarquía (sobre todo en las áreas rurales de las que dependía la mayor y casi única riqueza nacional) , a lo que había que agregar la existencia de una pesada deuda flotante (por qué será que esto se parece tanto a situaciones semejantes del presente o un pasado cercano?)  , se vio precisado a solicitar al Poder Legislativo (Asamblea General), que votara una ley que permitiera al Estado vender las tierras que se conocían como de los Propios del entonces extinguido Cabildo , y el Poder Legislativo, comprensivo de la gravedad de la situación y de lo legítimo del pedido, con una prontitud que hoy nos causaría envidia, dictó la ley que se promulgó el 17 de marzo de dicho año de 1831, apenas diez y seis días transcurridos desde el comienzo de la actividad gubernamental.
Las tierras de los Propios debían enajenarse a quienes fueran sus poseedores y que reclamasen dicho derecho dentro de los seis meses de la publicación de la ley, y el valor de dicha venta sería el de las dos terceras partes de la moderada tasación que hiciera un tribunal compuesto por tres personas, una nombrada por el gobierno, otro el interesado como poseedor y el tercero de común acuerdo por ellos dos. Transcurridos los seis mese que fijaba la ley, los que concurrieran a comprar los terrenos que hasta entonces ocupaban como colonos espontáneos, sólo podrían hacerlo por el valor íntegro de su tasación hecha como antes se dijo.


En el paraje denominado de Los Pocitos, figuraban inscriptos en el Libro Padrón del extinguido Cabildo de Montevideo , un total de seis colonos, cuyos nombres, que forman parte de la historia de la zona, eran : Manuel Sasía, José Bravo, Francisco Bagena (o Baena) , Joaquín Pereira, Marcial Acosta y Manuel Antonio de León. Y todos ellos se presentaron ante el gobierno, amparándose a las disposiciones de la ley de 17 de marzo, como compradores de sus tierras con todos los derechos que la ley les daba. Esas seis chacras tenían sus frentes sobre el camino de la Punta de las Carretas ( hoy Ellauri) , que era la que le permitía el acceso, y sus fondos , más o menos indefinidos, sobre los grandes médanos, tras de los cuales estaba el arroyo de los Pocitos y la playa o costa del río de la Plata.
Pero había en la zona otro gran espacio vacío o baldío. Era el comprendido entre los fondos de los seis mencionados colonos, el camino entonces apenas esbozado y que es hoy, aproximadamente la calle 21 de setiembre, hasta la costa y por ésta hasta la barra del arroyo de los Pocitos y desde ese punto hasta encontrar el otro camino, el del este, el camino del Buceo.


Fuente – Libro POCITOS Autores Fernando O. Assuncao / Iris Bombet Franco.

LOS BARRIOS Y SU GENTE
BARRIO POCITOS

Cómo era el “arroyo de los pocitos”

La cuenca enmarcada por las actuales avenidas 8 de Octubre y Larrañaga proveían dos largos cauces que confluían a la altura de la calle Rivera, en las proximidades de Villa Dolores. A partir de allí el arroyo descendía para cortar la actual manzana irregular de las calles 26 de Marzo, Lorenzo Justiniano Pérez, Cristóbal Echevarriarza y Buxare. En sentido Norte-Sur, buscaría la confluencia de la calle Alejandro Chucarro y Con. De los Hormigueros.

El tramo final correría ahora paralelo a la calle Manuel Pagola unos 40 ms. Hacia el Este de ella, desde Alejandro Chucarro hasta el cordón norte de la Rambla.

Su ancho allí de unos 25 metros configuraría un lagunón de unos 140 metros como consecuencia que el cauce era detenido por una barra de arena de unos 40 metros de ancho que le estrechaba y le orientaba hacia el Este obligándole a desembocar dificultosamente por una fina boca  - no siempre abierta – que se hallaba en la prolongación de la calle Buxareo.

Donde estaban “los pocitos”

La primera noticia cartográfica que tenemos sobre la localización de los pocitos data del 21 de enero de 1833. El Plano Nº 10639 del M.T.O.P , del Agrimensor Enrique Jones del Expediente de Propios Nº 16 del terreno denunciado por José María Reyes que abarcaría toda el área entre el Arroyo de los Pocitos y el Cañadón Pocitos Chico (proximidades de Avda. Brasil). Se sitúan los pozos en los médanos existentes sobre la margen derecha entre 26 de Marzo y L. J. Pérez. Con el nombre de Pozos se enmarca una zona que abarca aproximadamente una hectárea.

La segunda noticia cartográfica data de 1885. El Plano Nº 3312 del M.T.O.P , del Agrimensor Juan Víctor Barrau de los terrenos calificados como médanos por él de la sucesión de Doña Ana Quirós de Seco que abarca toda el área entre el arroyo de los Pocitos y la Avda. Larrañaga (aprox.).

Se sitúan en diseño lineal, 16 pozitos sobre la margen izquierda muy próximos al cauce del arroyo en su tramo final. Habrían estado ubicados desde Echevarriarza hasta el actual cordón norte de la Rambla.

¿Habrán subsistido los dos grupos de pocitos? ¿En 1833 también existían los de la margen izquierda y el plano no los incluyó por que no incumbían al área especifica a medir?

Como era el paisaje de la costa

Originalmente los médanos avanzaban sobre las manzanas costeras. El fraccionamiento hecho en 1868 por el Agrimensor Forte diseño manzanas sobre la costa.

Allí se edificaron muchas casas. La playa fue objeto de extracciones de arena para la industria de la construcción, en forma masiva y exagerada. Eso produjo que se alterara la costa y la forma de irrumpir las olas sobre ella. La deriva litoral fue robando la arena y el Plata invadió sobre los edificios construídos.
La gran bajante del mar que hubo en 1915 dejó en evidencia los cimientos de muchas casas. Por supuesto que también el gran Hotel de los Pocitos fue testigo de ello.

La rambla primera que se construyó no era recta; entraba en el río hacia la playa a la altura de la calle Pereira alojando en ese lugar varios árboles y palmeras de las que aún queda una, la dedicada a Juana de Ibarbourou.

Caminemos pues ahora desde Avda. Brasil hacia el Este y recreemos con la imaginación al legendario paseo sabiendo ahora donde estaba el Gran Hotel, la boca del arroyo y los pocitos que le dieron su nombre. ( Ernesto Daragnés)

Fuente : POCITOS – Fernando O. Assuncao – Iris Bombet Franco.

 



PÁGINAS AMIGAS